Noticias sobre el cerebro, el Alzheimer o cualquier otro neuroasunto

Noticias sobre el cerebro, el Alzheimer o cualquier otro neuroasunto.

Si juntamos el volumen de datos que se publican a través de la prensa y las redes sociales es fácil darse cuenta de que estamos sometidos a un  sobre-bombardeo de información. Pero se trata de información en chorro a reacción sin control ninguno, no me mal entiendan, no me refiero al control de un censor o señor de la vara, sino al control o tamiz de expertos que separen el grano de la paja. Este hecho lleva a una peculiar situación, y es que nunca habíamos estado tan informados pero tan desinformados a la vez. La Sociedad del Consumismo ha llegado a la información, la vemos, la leemos, no profundizamos en ella y al rato la dejamos en el baúl de los no recuerdos.

Hace tiempo que me vienen llamando la atención los artículos o información que se publica en la prensa general y las redes sociales, y que versan sobre el cerebro. En ellos suelen contarnos cosas como para qué sirve tal o cual región cerebral, dónde residen asuntos humanos como la decencia, la simpatía, la motivación para hacer ejercicio o el gusto por los helados de frambuesa y no los de coco, je je je! En realidad, estas cosas no se pueden encontrar, bueno sí, de hecho están en todo tu cerebro, junto con tu educación, tu entorno, tu carga genética, etc… También se incluyen métodos fabulosos para conseguir un supercerebro, la neuromáquina definitiva capaz de resolver grandes neurotareas, la mayoría de los cuales, hay que ver cómo son las cosas, implican pasar más tiempo delante de la pantalla de un ordenador. Estoy hablando del modernísimo “neurogym”, aunque la gimnasia cerebral es tan vieja como el hombre, y el mejor gimnasio cerebral es la vida misma vivida de forma activa, pero no se lo cuenten a nadie, ¡es un secreto! O por último, muchas veces estos artículos suelen tratar sobre el origen, casusa y tratamiento de determinadas enfermedades neurológicas. La palma se la lleva el Alzheimer, son incontables las publicaciones hechas en los últimos años sobre esta enfermedad, hay muchísimas. Estoy tentado de hacer una compilación de artículos curiosos sobre el origen y cura del Alzheimer. A este respecto, recientemente ha saltado otra noticia sobre esta enfermedad que ha inundado de nuevo páginas web, blogs, noticieros online y redes sociales, difundiéndose a la velocidad del rayo y que a primera vista parece ser un avance definitivo en la lucha contra esta enfermedad. En cuanto te detienes a pensar un momento encuentras muchísimos mitos, verdades a medias, falsas creencias y vendedores de arena en el desierto alrededor del cerebro,  las neurociencias, y las patologías neurológicas.

La noticia que me lleva a escribir esta entrada a primera vista es impactante, la escuchas y se te abren los ojos como platos, el titular es “Una prueba de sangre podrá predecir el Alzheimer un año antes de que se desarrolle”. Sin embargo, acto seguido y pasada la emoción inicial surge la reflexión, ¿un año antes de que se desarrolle? Si bien tengo entendido, el problema que tenemos con esta enfermedad es que no sabemos ni cuándo ni porqué se desarrolla, luego, ¿cómo vamos a saber cuándo es un año antes de un momento que no conocemos y que no podemos determinar? El titular es espectacular, pero equívoco, no refleja o respeta el contenido del artículo original, el cual viene a decir que un nuevo análisis de sangre nos permitirá determinar con mayor precisión la posibilidad o riesgo de conversión de Deterioro Cognitivo Leve (o Alzheimer prodrómico) a Alzheimer, pero en ningún caso predice la demencia un año antes de que se desarrolle. De hecho, la Enfermedad de Alzheimer (EA) comienza a desarrollarse y dañar el cerebro (EA preclínica) muchos años antes de que sus síntomas sean evidentes y nos lleven a consultar con un especialista, por lo que es imposible o muy difícil detectarla antes de que se inicie, al menos a día de hoy.

Hoy día en lugar de dicho análisis de sangre se realiza una punción lumbar buscando la presencia de determinados marcadores biológicos, pero generalmente cuando se realiza es para confirmar o descartar una sospecha fundada de presencia de Deterioro Cognitivo Leve o EA prodrómica, y en el peor de los casos una demencia, luego en estos casos ya llegamos tarde. El análisis de sangre simplifica este proceso y evita la desagradable punción lumbar. En cualquier caso me parece un gran avance, aunque quedarán años para que esta técnica llegue a hospitales y clínicas. Por si alguien lo ha pensado,  hacernos análisis de sangre desde una edad temprana y repetirlos de forma periódica a lo largo de nuestra vida, para entonces sí, detectar o predecir a tiempo el riesgo de desarrollar Alzheimer, o quizás porqué no una cardiopatía, un cáncer, otras demencias, etc…, es simplemente inviable, descabellado.

No sólo se producen avances en relación a los biomarcadores y la forma de detectarlos, también la investigación con neuroimagen está ofreciendo algunas respuestas, más allá de su innegable valor a la hora de establecer el diagnóstico diferencial en demencias. Este es el caso de un estudio que habla sobre el adelgazamiento de la corteza cerebral y el riesgo de desarrollar Alzheimer, pero no entro en más detalles, tan sólo quería apuntar que existen otras vías de investigación en curso.

Como dejé aparcada esta entrada hace algún mes que otro va dando tiempo a que aparezcan nuevas noticias sobre la EA. La última dice que un fármaco podría revertir la destrucción del aprendizaje y la memoria que causa el Alzheimer. De nuevo, a primera vista esta noticia dada por un periódico cualquiera es fantástica, qué duda cabe, parece que por fin vamos a acabar con el deterioro cognitivo asociado a la EA, o al menos con los déficits de memoria. Sin embargo, con la experiencia que acumulamos, ante este titular lo primero que debemos hacer es poner gesto de incredulidad y reflexión, leer la noticia completa en el periódico en cuestión y después ir a la fuente original del artículo, en este caso se encuentra aquí:

http://www.plosbiology.org/article/info:doi/10.1371/journal.pbio.1001923.

 Bien, ya tenemos el artículo original, el paso previo antes de leer este artículo, y otros del mismo palo, es calentar, hacer unos buenos estiramientos, y tomarse un buen café tras haber dormido muy bien ese día. Resulta que tras un largo rato y mucha fatiga logramos leerlo, entonces a estas alturas ya habremos observado que  los resultados de este estudio se han obtenido con ratas manipuladas genéticamente hasta decir basta, cuya tarea era recorrer un laberinto típico empleado en el trabajo de laboratorio con estos animales. Pues bien, acabamos de ser testigos de primera mano de un enorme salto, diría yo que un triple salto mortal con doble tirabuzón, conceptual y teórico en la extrapolación de unos resultados científicos, pero bueno, le ha servido a cualquier periódico para tener unos cuantos lectores más. No me cabe duda de que el hallazgo pueda ser un avance en la comprensión y tratamiento futuro de la Enfermedad de Alzheimer y que se le debe dar su importancia, pero de ahí a titular un artículo como “Un nuevo fármaco podría ayudar a revertir los déficits cognitivos del mal de Alzheimer”, va un trecho gigantesco. En ciencia comparada suele ser habitual intentar extrapolar los resultados obtenidos en estudios con animales de laboratorio al funcionamiento cognitivo de seres humanos, pero esa extrapolación me parece tan natural como merendar un bocadillo de pilas alcalinas triple A con un zumo de mercurio para bajarlo, intragable.

Aunque lo parezca no me desvío del objetivo de esta entrada, que no es otro que la información que desinforma. Con dos ejemplos de noticias es suficiente para ver a donde quiero llegar. No hay mejor forma de estar informado que ir a los artículos originales sobre los que se escribe en las noticias. Sin embargo, esto puede ser difícil por al menos dos motivos. El primero de ellos es que en la mayoría de las ocasiones se echa en falta el enlace al artículo original, el que escriben los autores de la investigación, así se podría ver que en la mayoría de las ocasiones estos se toman los resultados con mucha cautela y terminan el artículo añadiendo que aún se necesita replicar los resultados en muestras más amplias, que aún faltan años para que el hallazgo se pueda aplicar al común de los pacientes, que los resultados se circunscriben a una situación y una muestra muy concreta, etc…, conclusiones muy alejadas de los titulares de las noticias. Si tiene tiempo y ganas, cualquier biblioteca de una Universidad pública de España es de acceso público, luego puede ir a la más cercana a su domicilio y buscar un artículo científico en los ordenadores de la misma, así al compartir la noticia a través de las redes sociales sabrá realmente lo que está compartiendo y será capaz de emitir un juicio de valor propio sobre las conclusiones de la investigación. Esta visita a la biblioteca habremos de hacerla, obviamente, cuando el estudio sea de financiación privada, pero si se paga con dinero público debe ser accesible para todo el mundo y desde cualquier lugar a partir del primer minuto tras su publicación. El segundo motivo vendría dado porque la mayoría de la población no está formada en este campo, ni hace falta, así es que se necesita un interlocutor que desgrane los hallazgos y los presente a la sociedad en forma comprensible, y realista a la vez. Repito y remarco lo de realista, que es más importante que comprensible, porque comprender algo que no es cierto tiene menos valor que un billete de 30 euros, amén de la pérdida de tiempo. Por contra, el hecho de interponer un “traductor” en ocasiones suele conllevar que se desvirtúe el contenido original, se le dé al asunto un tinte bonito y los resultados se vendan como primorosos y triunfalistas. Así, en ocasiones parece que con una píldora o unos ejercicios de entrenamiento cerebral vamos a desarrollar nuestro cerebro hasta el punto de recordar dónde pusimos aquel cromo de Gordillo que perdimos cuando teníamos ocho años, o ser capaces de elaborar la Teoría de la Gran Unificación en Física, y todo sin movernos de nuestro cómodo sofá. No se fíen, trileros y aprovechados hay en todos sitios.

 En resumen, se publica mucho sobre el cerebro en general y la Enfermedad de Alzheimer en particular, pero mucha de esa información publicada no es verídica, está endulzada y no se ajusta a la realidad que los avances y los conocimientos científicos nos dibujan. Ya lo sé, es cierto, algunos me dirán que resulta muy difícil estar bien informado y que por el contrario es muy fácil estar bien desinformado, ¡cómo la vida misma! Ante esto, y con la avalancha de información que recibimos cada día, tan sólo podemos ponernos en “modo crítico” y verificar bien quién es el que está difundiendo la información y qué referencias existen sobre él. Supongo que a fuerza de leer información de calidad se podrá acabar aprendiendo a separar el grano de la paja. Para finalizar, quiero dejar claro que no pretendo ser derrotista, todas las aportaciones, bueno casi todas, son muy importantes y nos acercan más, por ejemplo, al descubrimiento del origen del Alzheimer, desconocido a día de hoy. Esto último me lleva a señalar que sin conocimiento del origen de una enfermedad no podemos ni hablar de la cura. El punto negativo es que en muchas ocasiones se generan unas falsas expectativas en cuanto a la proximidad en el descubrimiento de la cura o el paliativo de los síntomas que generan algunas enfermedades, como por ejemplo el Alzheimer, y que no me parecen justas con quienes se enfrentan a diario con esta enfermedad, o con cualquier otra.

                                                                                                                                       Fdo: neurobase

Anuncios

Acerca de neurobase

http://www.neurobase.es
Esta entrada fue publicada en Sin categoría y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s