Test de Stroop: Del laboratorio a la neuropsicología clínica.

Ángel Luis Martínez Nogueras

Enlace de descarga del texto en pdf:

Resumen

El Test de Stroop es uno de los instrumentos más usados para la evaluación de la atención y de las funciones ejecutivas. En neuropsicología se suelen emplear modelos de control de inhibición como base teórica desde la que estudiar y explicar cómo los sujetos realizan dicho test. Paralelamente, desde la psicología y la neurociencia cognitivas se proponen distintas teorías y modelos para tratar de explicar el mecanismo cognitivo que subyace a la realización de las tareas tipo Stroop. Dichas teorías tienen en común que consideran a esta como una tarea paradigmática de conflicto y, además, que proponen como mecanismo fundamental subyacente al proceso de control cognitivo, en lugar del proceso de inhibición. El control cognitivo engloba procesos cognitivos como establecimiento de metas, mantenimiento de la conducta dirigida a meta, monitorización del desempeño, ajuste de la conducta en función del feedback o del cambio en las demandas de la tarea, e inhibición. Los modelos de conflicto y el concepto de control cognitivo no son una alternativa contrapuesta a los modelos de inhibición, sino, más bien, un punto de vista más amplio donde la inhibición es una pieza más del entramado cognitivo que permite resolver tareas tipo Stroop. En este trabajo se trata de acercar la postura de los modelos de conflicto y el concepto de control cognitivo a la práctica neuropsicológica, postura acorde a la naturaleza multifactorial que caracteriza a cualquier tarea de evaluación neuropsicológica, incluyendo, en este caso, al Test de Stroop.   

Palabras clave: Test de Stroop, evaluación neuropsicológica, inhibición, conflicto, control cognitivo, multifactorialidad.

Introducción

El Test de Stroop es uno de los instrumentos de evaluación neuropsicológica más comúnmente usados para la valoración de la atención1 y las funciones ejecutivas2, tanto en pacientes con daño cerebral sobrevenido3, con enfermedades neurodegenerativas como Esclerosis Múltiple, Parkinson y Huntington 4,5,6, deterioro cognitivo leve7, y en TDAH8. De hecho, la “Traumatic Brain Injury Clinical Trial Network” considera al Test de Stroop como una de las pruebas fundamentales que deben incluirse en las baterías de evaluación neuropsicológica de sujetos con daño cerebral9.

La versión del Test de Stroop más usada en España es la de Golden10,11, versión sobre la que girará este trabajo. Dicha versión consta de tres láminas o tareas: la primera, Palabra, consiste en la lectura de palabras; la segunda, Color, consiste en la identificación de colores; en la tercera, Palabra-Color, se debe denominar del color de la tinta en el que están escritos nombres de colores que no son congruentes con el color de la tinta. Cada una de estas partes tiene una duración de 45 segundos, y el tiempo total de aplicación del test es de unos 5 minutos. La puntuación en cada una de dichas partes se corresponde con el número de ítems alcanzados durante esos 45 segundos, a las que se añade el cálculo de una puntuación derivada de interferencia generada por la incongruencia palabra-color.

Desde una perspectiva neuropsicológica se considera que el Test de Stroop evalúa procesos cognitivos como inhibición12, memoria de trabajo13, atención selectiva14 o velocidad de procesamiento de la información15. Por contra, Boone et al.,16 en un análisis factorial de las medidas del Test de Stroop encontraron que la parte Palabra-Color tenía más en común con medidas de velocidad de procesamiento de la información que con test de valoración de procesos atencionales y ejecutivos como flexibilidad cognitiva, atención dividida o memoria de trabajo. Más allá del aparente acuerdo sobre la naturaleza multifactorial del Test de Stroop, que no sobre el peso relativo de cada uno de los procesos cognitivos que participan en su resolución, en neuropsicología existe una tendencia general a considerar esta prueba como una tarea paradigmática de inhibición17, siendo especialmente estudiada y explicada desde modelos de control de inhibición18,19. Dichos modelos describen al menos dos tipos de inhibición, la inhibición de respuesta, que se refiere a la habilidad de contrarrestar la emisión de una respuesta prepotente, y la inhibición atencional, que se refiere a la habilidad de resistir la interferencia de estímulos distractores19. Mientras que las dos primeras partes de Stroop, tanto Palabra como Color, se suele asumir que son medidas de velocidad de procesamiento, la parte Palabra-Color se considera como una medida de inhibición, ya que para su realización el sujeto debe controlar la interferencia e inhibir una respuesta automática en beneficio de otra menos automática2,20,21,22. Desde este punto de vista, la realización deficiente de la parte Palabra-Color se puede interpretar como el reflejo de un déficit de los procesos de inhibición7,11,23, que llevaría a un enlentecimiento en la velocidad de realización de la tarea y a la comisión de errores, al leer la palabra en lugar de denominar el color de la tinta24.

En general, los procesos de inhibición se sustentan en una red cerebral córticobasal en la que interaccionan áreas corticales como el giro frontal inferior derecho, córtex prefrontal dorsolateral, córtex cingulado anterior, campos oculares suplementarios, área motora presuplementaria, junto a áreas subcorticales como núcleo subtalámico, estriado, globo pálido, substancia negra pars compacta, substancia negra pars reticulata y colículos superiores25,26,27. En el caso concreto de la tarea de Stroop se considera que regiones prefrontales, como el córtex prefrontal dorsolateral y córtex cingulado anterior juegan un papel clave, aunque a las anteriores se añaden corteza parietal, región temporal inferior y núcleo caudado2,28.

No obstante, los modelos de control de inhibición no son el único marco teórico desde el que se ha estudiado el Test de Stroop. Paralelamente se han propuesto distintas teorías y modelos para tratar de explicar el mecanismo cognitivo que subyace a la realización de tareas tipo Stroop. Por ejemplo, destacan los modelos conexionistas29, los modelos computacionales30,31, la teoría de procesamiento de la información32 o la Teoría de la Predicción del Resultado de la Respuesta (Prediction of Response Outcome (PRO) theory, en inglés)33. Sin embargo, la teoría que más repercusión y estudios ha generado sobre este asunto es la Teoría de Monitorización del Conflicto34,35, aunque no está exenta de críticas y posibles limitaciones36. Más allá de las diferencias existentes entre ellos, aquí destacaremos dos aspectos que comparten estos modelos y teorías: 1-Consideran las tareas tipo Stroop como una tarea paradigmática de conflicto24,37; 2- Estos modelos emplean el concepto de control cognitivo como mecanismo explicativo subyacente a la resolución de tareas tipo Stroop. El control cognitivo engloba habilidades o procesos cognitivos como establecimiento de metas, mantenimiento de la conducta dirigida a meta, monitorización del desempeño, ajuste de la conducta en función del feedback o del cambio en las demandas de la tarea, y la inhibición de respuesta38. Es decir, los modelos de conflicto y el concepto de control no son una alternativa contrapuesta a los modelos de inhibición, sino, más bien, un punto de vista más amplio o complejo donde el control de inhibición es una pieza más del entramado cognitivo que permite resolver tareas tipo Stroop.

Una situación de conflicto ocurriría cuando un determinado estímulo o información activa simultáneamente dos o más representaciones cognitivas o motoras que compiten por el control de la acción. Ante dichas situaciones, la Teoría de Monitorización de Conflicto propone que el mecanismo de monitorización detectaría el conflicto y, acto seguido, se iniciaría un proceso de control cognitivo para la resolución del mismo. Por ejemplo, ante una situación que genera conflicto, como es la parte Palabra-Color del Test de Stroop, al ser detectado por el mecanismo de monitorización, se desencadena el proceso de control cognitivo con el fin de ajustar o modular el procesamiento de la información, incrementándose el procesamiento de la información relevante para la tarea (es decir, el color del estímulo) y/o atenuándose el procesamiento de la información irrelevante para la tarea (en este caso, la palabra)39,40. Dicho control cognitivo no sería una función cognitiva como tal, sino que emergería en un momento concreto mediante la interacción puntual de procesos cognitivos como memoria de trabajo, flexibilidad cognitiva, monitorización, inhibición y selección de respuesta, con el fin de proveer un ajuste dinámico y flexible de la conducta en función de los objetivos  y exigencias de la tarea en curso, especialmente en situaciones no rutinarias que requieran respuestas no habituales y/o resolución de conflicto, como es el caso del Test de Stroop38,41,42,43,44.

En esta cascada de procesos cognitivos juega un papel fundamental un circuito o loop de intercambio de información integrado por el córtex prefrontal dorsolateral (CPDL) y el córtex cingulado anterior (CCA). En primer lugar, implementado por el córtex CPDL, se produce un incremento del procesamiento de la información relevante para la tarea y la memoria de trabajo selecciona información necesaria para llevarla a cabo. Seguidamente, el CCA detecta y valora el potencial conflicto entre las posibles respuestas y evalúa la idoneidad de la respuesta seleccionada. Por último, la información volvería desde el CCA hasta el CPDL con el fin de que este reclute los recursos necesarios para iniciar el control cognitivo e implemente los ajustes necesarios para resolver el conflicto35,39,45,46,47. Además, en colaboración con las dos regiones anteriores, que, aunque son las que parecen tener más relevancia en la monitorización y resolución de conflicto y en el control inhibitorio, se ha documentado la participación de las redes de control fronto-parietal y cíngulo-opercular. La primera de estas redes confiere flexibilidad al sistema mediante el constante ajuste de la conducta o selección de respuestas en función de la demanda de la tarea y del feedback recibido, y, la segunda, aseguraría la estabilidad de la conducta mediante el mantenimiento del set cognitivo durante el tiempo que dure la tarea32,40,48,49.

Organización de lo visto hasta ahora

Poniendo en perspectiva lo visto hasta ahora, y teniendo en cuenta que la multifactorialidad es una de las características definitorias de todos y cada uno de los test de evaluación neuropsicológica, incluyendo, por supuesto, el Test de Stroop, parece razonable asumir que la perspectiva que ofrecen los modelos de resolución de conflicto, concretada en el concepto de control cognitivo, suponen un marco teórico más completo que los modelos de inhibición para tratar de conocer y explicar la relación entre los distintos procesos cognitivos conjugados para resolver la situación de conflicto que plantea el Test de Stroop38,42,43,44. Entonces, ¿En qué lugar deja esto a la asunción general de que la realización deficiente de la parte Palabra-Color se puede interpretar como el reflejo de un déficit de los procesos de inhibición? Pues no sé el lugar concreto, pero seguro que se encuentra lejos de los objetivos de la evaluación neuropsicológica. Citando a Banich47, “tomar en consideración tan sólo la puntuación final de la tarea de Stroop supone una limitación en la comprensión del efecto Stroop, ya que aquella refleja la suma de los procesos cognitivos implicados en su resolución, pero no nos informa sobre la participación relativa de dichos procesos a lo largo de la cascada de control cognitivo”.

Llegados a este punto, y si asumimos lo anterior, no queda más remedio que hacernos, cuanto menos, la siguiente pregunta, ¿Podemos integrar y ordenar los procesos que conforman el control cognitivo de una forma coherente y útil para la práctica clínica e investigadora de la neuropsicología? En las próximas líneas se propone una respuesta a esta pregunta.  

Memoria de trabajo

La memoria de trabajo, mediante la facilitación del procesamiento preferente de la información relevante y el mantenimiento activo tanto del objetivo de la tarea como del contexto en el que se debe emitir una respuesta, es considerada un requisito fundamental que ofrece soporte a lo largo de todo el proceso de control cognitivo implementado para la resolución de tareas que impliquen resolución de conflicto e inhibición de respuestas preponderantes43,50,51. A este respecto, Diamond52 señala que mientras la memoria de trabajo sea capaz de mantener un nivel óptimo de procesamiento de la información relevante para el correcto desempeño de una tarea, mayor será la probabilidad de que dicha información relevante guíe el comportamiento y, a su vez, menor será la posibilidad de que aparezcan errores de inhibición.

La relevancia de la memoria de trabajo en tareas consideradas tradicionalmente de inhibición cada vez cuenta con mayor respaldo en la literatura. Por ejemplo, Tiego et al.,19, recientemente han propuesto un modelo de control inhibitorio de tipo jerárquico en el que la memoria de trabajo se sitúa como un proceso de orden superior que modula el rendimiento de otros procesos cognitivos, en este caso, de la inhibición. También, en un reciente estudio sobre la validez de constructo de la versión de Golden del Test de Stroop, se concluyó que la memoria de trabajo es el principal factor predictor de la puntuación de la parte Palabra-Color, es decir, de la tarea de conflicto de dicho test53. Por tanto, según el anterior punto de vista, durante la realización de la parte Palabra-Color del Test de Stroop, un fallo en el mantenimiento de un nivel de activación suficiente en la memoria de trabajo tanto de los objetivos de la tarea como de la información relevante (nombrar el color de la palabra) podría ocasionar un fallo en la inhibición y, de forma consecuente, facilitar la emisión de una respuesta preponderante no adecuada al contexto (leer la palabra). Visto de otro modo, los individuos con mayor rendimiento de su memoria de trabajo también se mostrarían menos susceptibles a cometer errores de inhibición, y no sólo en la tarea de Stroop51,54, sino también otras pruebas consideradas de conflicto como la de Flancos, Simón, Stop Signal o Go no Go13,55.

Inhibición

En contra de la visión dominante en neuropsicología, existe controversia sobre la participación del proceso de inhibición en la resolución de tareas tradicionalmente consideradas de inhibición, e, incluso, sobre la existencia del proceso de inhibición mismo. Por ejemplo, Friedman y Miyake56, en una revisión de su modelo de unidad/diversidad de las funciones ejecutivas proponen un modelo bifactorial en el que la inhibición, más que una habilidad cognitiva única o particular, sería un epifenómeno de un proceso global de mantenimiento de la conducta dirigida a meta sustentado por la memoria de trabajo, que incluiría la capacidad de identificar los objetivos de la tarea, modificar el procesamiento de la información en función de los mismos y manejar las claves contextuales para logarlos. Es decir, borran de un plumazo el proceso de control inhibitorio de su modelo clásico trifactorial de funciones ejecutivas (57). En este mismo sentido, otros autores proponen que la acción del control cognitivo sobre la conducta se podría llevar a cabo tanto con la participación de la inhibición como sin ella, pudiendo explicarse la resolución del Test de Stroop tan sólo en términos de facilitación del procesamiento de la información relevante para el logro de los objetivos frente a la reducción del procesamiento de la información irrelevante, sin llegar a ser necesaria o tener que producirse la inhibición de la respuesta preponderante (39; 56; 58; 59; 60).

No obstante, y en contraposición al punto de vista anterior, existe abundante bibliografía que aboga por la separación entre memoria de trabajo e inhibición, proponiendo que, aunque son procesos fuertemente relacionados e interdependientes, la inhibición tiene entidad y funciones diferenciadas dentro del conjunto de procesos que integran el control cognitivo (61; 62). Desde este punto de vista, la inhibición sería la encargada tanto de la supresión de distractores internos y externos que pudieran interferir en el procesamiento de la información relevante llevado a cabo por la memoria de trabajo, como de la supresión de respuestas preponderantes, o de la inhibición de respuestas previamente adecuadas pero que ahora deben inhibirse debido a un cambio de objetivos de la tarea, cuestión crucial para la flexibilidad cognitiva (41; 52; 63; 64; 65; 66).

En el caso concreto del Test de Stroop, el proceso de inhibición, por un lado, evitaría la interferencia o el acceso a la memoria de trabajo de la información no relevante para el correcto desempeño de la tarea, facilitando el procesamiento preferente de la información relevante, es decir, el color de las palabras. Y, por otro, permitiría “frenar” una respuesta automatizada, como es la lectura de palabras, posibilitando la selección y emisión de una respuesta alternativa en función de las demandas del contexto, en este caso, nombrar el color de la tinta (18; 19; 55). Por tanto, se podría decir que para la resolución del Test de Stroop deben actuar de forma coordinada la memoria de trabajo y la inhibición y, en efecto, hay estudios que muestran que aquellos sujetos con mayor control de inhibición y mejor memoria de trabajo muestran menor efecto Stroop que aquellos que tienen un pobre control de inhibición y una baja capacidad de memoria de trabajo (13; 55). 

En cualquier caso, y aunque excede a los objetivos de este trabajo discutir si la memoria de trabajo y la inhibición son procesos disociables o no, aquí se acepta la premisa de que para la resolución del Test de Stroop se deben considerar como factores diferenciados la inhibición y la memoria de trabajo, aunque se le asigna a la inhibición un papel menos relevante de lo que generalmente es aceptado en el seno de la neuropsicología clínica. Por añadido, en ámbitos de estudio como el del control de respuestas motoras dominantes (valorada con la tarea Stop-Signal) y el del control de la memoria episódica (valorado con tareas como Think-No Think, Directed forgetting y Retrieval-Induced Forgetting) sí que existe un amplio consenso en considerar la inhibición como un proceso cognitivo con entidad propia67.  

Flexibilidad cognitiva

Durante la actuación del proceso de control cognitivo la acción conjunta de la memoria de trabajo y de la inhibición confieren estabilidad al sistema, contribuyendo a mantener la conducta dirigida al objetivo, pero esto no es suficiente, también se necesita la capacidad de ajustar la conducta de forma rápida y flexible en función de las variaciones en los objetivos y/o de las demandas de la tarea en curso, es decir, se requiere flexibilidad cognitiva38,43,49,63. La flexibilidad cognitiva contribuye a dirigir la atención hacia las distintas modalidades estimulares que se presenten, actualizar los objetivos de la tarea, seleccionar una respuesta alternativa a la respuesta preponderante, modificar el set de respuesta y ajustar la conducta en función del feedback recibido5,69,70.

La parte Palabra-Color del Test de Stroop, además de plantear una situación novedosa o poco habitual, también exige un cambio o actualización drástico tanto del objetivo como del set de respuesta respecto a las partes previas del test, es decir, las partes Palabra y Color, ya que se pasa de una situación en la que se debe responder a estímulos congruentes, que requieren respuestas habituales o ya aprendidas, a otra que requiere emitir una respuesta novedosa o infrecuente ante estímulos incongruentes generadores de conflicto. Así, un rendimiento deficitario del proceso de flexibilidad cognitiva podría conducir a la realización de respuestas inadecuadas o perseverativas tanto por falta de ajuste a los nuevos objetivos, al mantener un set de respuesta previamente exitoso pero inadecuado según las nuevas exigencias de la tarea (inercia en la respuesta)68,71, como por dificultad para cambiar o ajustar la respuesta en función del feedback recibido tras la comisión de algún error72.

Monitorización

En neuropsicología no disponemos de una definición clara y de consenso del proceso de monitorización, aunque cuando se hace referencia a ella se suele caracterizar como un proceso ejecutivo encargado de temporalizar el desarrollo de la actividad, supervisar que la conducta se ajuste a los requisitos de la tarea o del entorno, y detectar errores o discrepancias entre la respuesta y el objetivo de la tarea en curso, indicando que se requiere una actualización o cambio de respuesta60,68,73. Es decir, vendría a ser algo así como un sistema de “control de calidad” de la respuesta.

Al igual que el resto de los procesos cognitivos revisados más arriba, la monitorización también puede contemplarse como una pieza más del engranaje del control cognitivo, siendo la función de las operaciones de monitoreo la de alertar al sistema de control cuando se requiera un mayor control para alcanzar o mantener un nivel de rendimiento adecuado para el logro del objetivo 74. Por ejemplo, se ha observado cómo a la comisión de un error le sigue un incremento en la precisión de la respuesta posterior junto a un decremento de los tiempos de reacción, es decir, un ajuste en el nivel de control cognitivo post-error, conocido como efecto Rabbitt/Laming 75. En este contexto, para que el proceso de monitorización pueda actuar con éxito es requisito que la memoria de trabajo mantenga activo el objetivo de la tarea, con el fin de poder supervisar que la conducta se mantiene ajustada al mismo y, además, se necesita capacidad de flexibilidad cognitiva para ajustar el set de respuesta en los casos en que se detecte un error o se reciba un feedback negativo72,76,77.

Son escasos los trabajos publicados en los que se haga referencia concreta al papel de la monitorización en la resolución de la tarea de Stroop. En uno de ellos, Koch78 observó que aquellos sujetos que contaban con mejor capacidad de monitorización de su conducta eran menos propensos a cometer errores en la parte de interferencia de la tarea de Stroop. No obstante, el anterior trabajo es un estudio piloto, cuyos resultados son tomados como una posible e interesante línea de investigación a explorar. Otro aspecto relacionado con la monitorización estudiado mediante la tarea de Stroop se centra en el análisis tanto de los errores y de las autocorrecciones, analizados por separado, como del ajuste de la respuesta en función del feedback recibido tras la comisión de un error72,79,80. El anterior punto de vista enfatiza que, junto al registro del número de ítems que alcanza a leer un sujeto, sería realmente interesante recoger aspectos cualitativos relacionados con el análisis de los errores, adoptando una perspectiva de estudio basada en el modelo de evaluación neuropsicológica por procesos81, como medio para enriquecer los datos y aumentar la precisión de las conclusiones extraídas.

Velocidad de procesamiento de la información

Aunque la velocidad de procesamiento de la información no es un proceso cognitivo como tal, ni se suele incluir como uno de los elementos que integran el proceso de control cognitivo, tampoco puede considerarse ajena a este. Según Salthouse82, la velocidad de procesamiento de la información podría ser un factor contribuyente al logro o mantenimiento de la eficiencia cognitiva, al facilitar tanto la posibilidad de captar una mayor cantidad de información en un tiempo limitado como de procesar información de forma simultánea. Además, el enlentecimiento en la velocidad de procesamiento puede afectar negativamente al rendimiento de procesos cognitivos como la inhibición, la memoria de trabajo y la flexibilidad durante la realización de tareas complejas83,84. Por otro lado, contamos con publicaciones y estudios de validez de constructo sobre el Test de Stroop que proponen que la velocidad de procesamiento es un factor importante para su adecuada resolución53,85,86. No en vano, el rendimiento en las distintas partes del test se mide en función del número de ítems que alcanza un sujeto en 45 segundos, es decir, su velocidad de ejecución.

Sin embargo, también existe controversia en cuanto a la participación de la velocidad de procesamiento en la resolución de tareas que implican un alto nivel de carga cognitiva, como, por ejemplo, la tarea de Stroop. En este sentido, Cepeda et al.,87 minimizan el peso de la velocidad de procesamiento respecto al resto de factores necesarios para la resolución de la tarea de conflicto planteada en el Test de Stroop, exponiendo una interesante reflexión sobre la dificultad de diferenciar entre la participación de la velocidad de procesamiento frente a la del control cognitivo en la resolución de dicha tarea, para concluir que quizás estemos sobreestimando la importancia de la primera en detrimento del segundo, y que la forma óptima o más precisa de valorar la velocidad de procesamiento sea mediante tareas sencillas que minimicen la participación del control cognitivo. Desde un punto de vista diferente, aunque coincidiendo en el fondo con el anterior postulado, Chiaravalotti et al,.88 ya distinguieron entre velocidad de procesamiento simple y velocidad de procesamiento compleja, en vista de que la medida de velocidad de procesamiento de la información de un sujeto variaba en función del nivel de exigencia cognitiva de la prueba empleada para su valoración. Por tanto, ante el aparente hecho de que las dimensiones del objeto de medida puedan variar según el instrumento usado, debemos ser cautelosos con el papel que le asignamos a la velocidad de procesamiento en la resolución del Test de Stroop, y, quizás, plantearnos la opción de contrastar los resultados en dicho test con los obtenidos en otras pruebas que valoren la velocidad de procesamiento de la información, con el fin de concretar la contribución diferencial de esta frente a la del control cognitivo en el resultado final del test.

Figura 1. Representación del proceso de control cognitivo implementado tras la detección del conflicto generado por la parte Palabra-Color del Test de Stroop (Martínez Nogueras, 2021).

Test de Stroop, más allá de los lóbulos frontales

Aunque la participación de los sistemas frontales es crítica para la realización exitosa de la tarea de Stroop, esta depende de la acción conjunta de amplias redes y regiones cerebrales que se extienden se más allá del córtex prefrontal dorsolateral y córtex cingulado anterior, incluyendo a las regiones cerebrales integradas en las redes fronto-parietal, cíngulo-opercular y córtico-basal2,28,49. Por tanto, sabiendo que la realización de cualquier conducta pone en marcha múltiples procesos cognitivos que, a su vez, están sustentados por múltiples regiones cerebrales integradas en redes, y que el daño o disfunción en cualquiera de los nodos (hubs) que participan en una red cerebral puede desencadenar tanto su disfunción parcial como completa, alterando así la función que sustenten89, es hora de abandonar de una vez por todas la idea reduccionista que considera el Test de Stroop como una prueba de valoración del estado o funcionamiento del lóbulo frontal90.

Conclusiones

En vista de los datos y las publicaciones de las que disponemos al respecto resulta lícito plantearse que la interpretación de los resultados de un sujeto en el Test de Stroop excedería a la capacidad explicativa de los modelos de inhibición, siendo estos insuficientes para interpretar e integrar la cascada de procesos cognitivos que subyacen a la realización de dicha prueba.  En su lugar, los modelos y teorías que conceptualizan el Test de Stroop como una tarea paradigmática de conflicto cuentan con una larga trayectoria y son una fuente prolífica de información tanto sobre el efecto Stroop como sobre los procesos de inhibición. Sin embargo, sus aportaciones aún no han captado el interés de la neuropsicología clínica, quedando, por el momento, casi exclusivamente restringidas al ámbito experimental de la psicología y la neurociencia cognitivas. En este trabajo se destaca la idoneidad del concepto de control cognitivo, planteado desde las teorías de conflicto, como mecanismo articulador de un conjunto de procesos cognitivos formado por la memoria de trabajo, la inhibición, la flexibilidad cognitiva y la monitorización, junto a la velocidad de procesamiento de la información, cuya actuación coordinada e interdependiente resulta imprescindible para lograr la resolución exitosa de tareas novedosas que planteen una situación de conflicto, como es el caso del Test de Stroop.   

Para apoyar la idea anterior emplearemos los resultados reales de cuatro pacientes neurológicos adultos en la parte Palabra-Color del Test de Stroop de Golden. El paciente 1 alcanza el ítem 23, comete 5 errores y corrige los 5 él mismo, sin necesidad de intervención del evaluador. El paciente 2 alcanza el ítem 19, comete 8 errores, pero sólo detecta y autocorrige 1, el evaluador le da feedback al momento tras cada error, el sujeto se corrige, pero continúa cometiendo errores en ítems posteriores. El sujeto 3 alcanza el ítem 21, no llega a cometer ningún error, pero en muchos de los ítems titubea y amaga con errar antes de dar la respuesta correcta, suponiéndole un gran esfuerzo no errar. El sujeto 4 alcanza el ítem 9, cometiendo 9 errores no autocorregidos, no se beneficia del feedback del evaluador, y abandona la prueba en el ítem 9 por el esfuerzo que le supone hacer el test, sin llegar a agotar los 45 segundos. Con estos datos en la mano, ¿Podemos concluir que en los cuatro casos la puntuación final está mediada por un déficit inhibitorio? No, no podemos concluirlo. Esta cuestión, por compleja que parezca, más que un problema es un reto inherente a la dificultad intrínseca de la valoración del estado cognitivo de un sujeto. Como solución, Miyake, et al.,57 propusieron que, los problemas asociados a la multifactorialidad de los test neuropsicológicos, se podría solventar mediante el empleo de varias pruebas neuropsicológicas que compartan factores comunes, con el fin de extraer datos sobre el estado de cada proceso cognitivo desde varios puntos de vista. Otra solución complementaria a la anterior sería la evaluación neuropsicológica por procesos81, es decir, abordar la evaluación de un sujeto con la perspectiva o la intención de desgranar la red de procesos cognitivos que sabemos sustenta la realización del Test de Stroop, con el fin determinar la implicación particular de cada uno de ellos. Aunque para esto último son necesarios datos sólidos sobre su validez de constructo. 

En definitiva, y el en fondo, este trabajo aborda el asunto de la multifactorialidad de los test que usamos habitualmente para la valoración de la cognición. Dicha cuestión atañe de forma inapelable y sensible a tareas básicas del profesional de la neuropsicología como son el diagnóstico sindrómico o el estudio y delimitación de los perfiles cognitivos de cada población clínica a la que atendemos. Junto a lo anterior, y sin duda, en nuestra lista de tareas también debemos incluir la creación de datos normativos y la estandarización de test de evaluación cognitiva, pero si no podemos asociar la medición o cuantificación de los resultados en un test a procesos cognitivos concretos, estaremos en disposición de situar a un sujeto en un punto relativo respecto a su población de referencia, aunque aquejados de una seria carencia de poder explicativo y predictivo acerca del estado de su cognición. Nuestro objetivo en la práctica clínica de la neuropsicología no es decirle a un paciente dónde está su límite, si no qué ocasiona ese límite y cómo podemos superarlo. Imaginen ustedes la dimensión del error y la limitación en el desarrollo de la neuropsicología en los que incurrimos si fundamentamos nuestras hipótesis de trabajo y conclusiones clínicas tan sólo en la interpretación cuantitativa de la puntuación final de un sujeto en un test. En Benedet91 se puede leer que “la neuropsicología empieza donde acaba la psicometría”, a lo que se podría añadir que el camino tras la psicometría debe estar embaldosado con modelos teóricos, y a mejor modelo teórico, más firme será el avance.

PD: Este texto es de libre distribución, lo que no quita que tenga derechos de autor. Por favor, si vas a usarlo o compartirlo, cita a su autor y la fuente. Gracias.

Bibliografía

1- MacLeod CM. Half a century of research on the Stroop effect: an integrative review. Psychol Bull. 1991 Mar;109(2):163-203.

2- Strauss E, Sherman E, & Spreen O. A Compendium of Neuropsychological Tests: Administration, Norms, and Commentary (3rd ed.). New York: Oxford University Press; 2006.

3- Ponsford J, Kinsella G. Attentional deficits following closed-head injury. J Clin Exp Neuropsychol. 1992 Sep;14(5):822-38.

4- Romann AJ, Dornelles S, Maineri NL, Rieder CRM, Olchik MR. Cognitive assessment instruments in Parkinson’s disease patients undergoing deep brain stimulation. Dement Neuropsychol. 2012 Jan-Mar;6(1):2-11.

5- Paulsen JS, Miller AC, Hayes T, Shaw E. Cognitive and behavioral changes in Huntington disease before diagnosis. Handb Clin Neurol. 2017;144:69-91.

6- Branco M, Ruano L, Portaccio E, Goretti B, Niccolai C, Patti F, Chisari C, Gallo P, Grossi P, Ghezzi A, Roscio M, Mattioli F, Bellomi F, Simone M, Viterbo RG, Amato MP. Aging with multiple sclerosis: prevalence and profile of cognitive impairment. Neurol Sci. 2019 Aug;40(8):1651-1657.

7- Rabi R, Vasquez BP, Alain C, Hasher L, Belleville S, Anderson ND. Inhibitory Control Deficits in Individuals with Amnestic Mild Cognitive Impairment: a Meta-Analysis. Neuropsychol Rev. 2020 Mar;30(1):97-125.

8- Lansbergen MM, Kenemans JL, van Engeland H. Stroop interference and attention-deficit/hyperactivity disorder: a review and meta-analysis. Neuropsychology. 2007 Mar;21(2):251-62.

9- Bagiella E, Novack TA, Ansel B, Diaz-Arrastia R, Dikmen S, Hart T, Temkin N. Measuring outcome in traumatic brain injury treatment trials: recommendations from the traumatic brain injury clinical trials network. J Head Trauma Rehabil. 2010 Sep-Oct;25(5):375-82.

10- Golden CJ. Stroop test de colores y palabras. Madrid: TEA Ediciones; 1994.

11- Golden, C. J. (2020). STROOP. Test de Colores y Palabras – Edición Revisada (B. Ruiz-Fernández, T. Luque y F. Sánchez-Sánchez, adaptadores). Madrid: TEA Ediciones.

12- Wecker NS, Kramer JH, Wisniewski A, Delis DC, Kaplan E. Age effects on executive ability. Neuropsychology. 2000 Jul;14(3):409-14.

13- Kane MJ, Engle RW. Working-memory capacity and the control of attention: the contributions of goal neglect, response competition, and task set to Stroop interference. J Exp Psychol Gen. 2003 Mar;132(1):47-70.

14- Ben-David BM, Nguyen LL, van Lieshout PH. Stroop effects in persons with traumatic brain injury: selective attention, speed of processing, or color naming? A meta-analysis. J Int Neuropsychol Soc. 2011 Mar;17(2):354-63.

15- Logan GD, Zbrodoff NJ, & Williamson, J. Strategies in the color-word Stroop task.Bulletin of the Psychonomic Society.1984;22(2):135-138.

16- Boone KB, Pontón MO, Gorsuch RL, González JJ, Miller BL. Factor analysis of four measures of prefrontal lobe functioning. Arch Clin Neuropsychol. 1998 Oct;13(7):585-95.

17- Lezak MD, Howieson DB, Loring DW, & Fischer JS. Neuropsychological assessment. Oxford University Press, USA; 2004.

18- Howard SJ, Johnson J., & Pascual-Leone J. Clarifying inhibitory control: Diversity and development of attentional inhibition. Cognitive Development. 2014;31:1-21.

19- Tiego J, Testa R, Bellgrove MA, Pantelis C, Whittle S. A Hierarchical Model of Inhibitory Control. Front Psychol. 2018;9:1339. 

20- Jensen AR, Rohwer WD Jr. The Stroop color-word test: a review. Acta Psychol (Amst). 1966;25(1):36-93.

21- Friedman NP, Miyake A. The relations among inhibition and interference control functions: a latent-variable analysis. J Exp Psychol Gen. 2004 Mar;133(1):101-135.

22- Kane MJ, Meier ME, Smeekens BA, Gross GM, Chun CA, Silvia PJ, Kwapil TR. Individual differences in the executive control of attention, memory, and thought, and their associations with schizotypy. J Exp Psychol Gen. 2016 Aug;145(8):1017-1048.

23- Santangelo G, Vitale C, Picillo M, Moccia M, Cuoco S, Longo K, Pezzella D, di Grazia A, Erro R, Pellecchia MT, Amboni M, Trojano L, Barone P. Mild Cognitive Impairment in newly diagnosed Parkinson’s disease: A longitudinal prospective study. Parkinsonism Relat Disord. 2015 Oct;21(10):1219-26.

24- MacLeod CM, MacDonald PA. Interdimensional interference in the Stroop effect: uncovering the cognitive and neural anatomy of attention. Trends Cogn Sci. 2000 Oct 1;4(10):383-391.

25- Aron AR, Durston S, Eagle DM, Logan GD, Stinear CM, Stuphorn V. Converging evidence for a fronto-basal-ganglia network for inhibitory control of action and cognition. J Neurosci. 2007 Oct 31;27(44):11860-4.

26- Wiecki TV, Frank MJ. A computational model of inhibitory control in frontal cortex and basal ganglia. Psychol Rev. 2013 Apr;120(2):329-55.

27- Schall JD, Palmeri TJ, & Logan, G. D. Models of inhibitory control. Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences. 2017;372(1718):20160193.

28- Song Y, Hakoda Y. An fMRI study of the functional mechanisms of Stroop/reverse-Stroop effects. Behav Brain Res. 2015 Sep 1;290:187-96.

29- Chuderski A, Smolen T. An integrated utility-based model of conflict evaluation and resolution in the Stroop task. Psychol Rev. 2016 Apr;123(3):255-90.

30- Cohen JD, Dunbar K, McClelland JL. On the control of automatic processes: a parallel distributed processing account of the Stroop effect. Psychol Rev. 1990 Jul;97(3):332-61.

31- Kalanthroff E, Davelaar EJ, Henik A, Goldfarb L, Usher M. Task conflict and proactive control: A computational theory of the Stroop task. Psychol Rev. 2018 Jan;125(1):59-82.

32- Fan J. An information theory account of cognitive control. Front Hum Neurosci. 2014 Sep 2;8:680.

33- Alexander WH, Brown JW. Computational models of performance monitoring and cognitive control. Top Cogn Sci. 2010 Oct;2(4):658-77.

34- Botvinick MM, Braver TS, Barch DM, Carter CS, Cohen JD. Conflict monitoring and cognitive control. Psychol Rev. 2001 Jul;108(3):624-52.

35- Botvinick MM, Cohen JD, Carter CS. Conflict monitoring and anterior cingulate cortex: an update. Trends Cogn Sci. 2004 Dec;8(12):539-46.

36- Algom D, Chajut E. Reclaiming the Stroop Effect Back From Control to Input-Driven Attention and Perception. Front Psychol. 2019 Aug 2;10:1683.

37- Littman R, Keha E, Kalanthroff E. Task Conflict and Task Control: A Mini-Review. Front Psychol. 2019 Jul 17;10:1598.

38- Ridderinkhof KR, van den Wildenberg WP, Segalowitz SJ, Carter CS. Neurocognitive mechanisms of cognitive control: the role of prefrontal cortex in action selection, response inhibition, performance monitoring, and reward-based learning. Brain Cogn. 2004 Nov;56(2):129-40.

39- Egner T, Hirsch J. Cognitive control mechanisms resolve conflict through cortical amplification of task-relevant information. Nat Neurosci. 2005 Dec;8(12):1784-90.

40- Purmann S, Pollmann S. Adaptation to recent conflict in the classical color-word Stroop-task mainly involves facilitation of processing of task-relevant information. Front Hum Neurosci. 2015 Mar 3;9:88.

41- Lenartowicz A, Kalar DJ, Congdon E, Poldrack RA. Towards an ontology of cognitive control. Top Cogn Sci. 2010 Oct;2(4):678-92.

42- Gläscher J, Adolphs R, Damasio H, Bechara A, Rudrauf D, Calamia M, Paul LK, Tranel D. Lesion mapping of cognitive control and value-based decision making in the prefrontal cortex. Proc Natl Acad Sci U S A. 2012 Sep 4;109(36):14681-6.

43- Soutschek A, Strobach T, Schubert T. Working memory demands modulate cognitive control in the Stroop paradigm. Psychol Res. 2013 May;77(3):333-47.

44- Schuch S, Dignath D, Steinhauser M, Janczyk M. Monitoring and control in multitasking. Psychon Bull Rev. 2019 Feb;26(1):222-240.

45- Carter CS, van Veen V. Anterior cingulate cortex and conflict detection: an update of theory and data. Cogn Affect Behav Neurosci. 2007 Dec;7(4):367-79.

46- Heilbronner SR, Hayden BY. Dorsal Anterior Cingulate Cortex: A Bottom-Up View. Annu Rev Neurosci. 2016 Jul 8;39:149-70.

47- Banich MT. The Stroop Effect Occurs at Multiple Points Along a Cascade of Control: Evidence From Cognitive Neuroscience Approaches. Front Psychol. 2019 Oct 9;10:2164.

48- Dosenbach NU, Fair DA, Cohen AL, Schlaggar BL, Petersen SE. A dual-networks architecture of top-down control. Trends Cogn Sci. 2008 Mar;12(3):99-105.

49- Li, Q., Yang, G., Li, Z., Qi, Y., Cole, M. W., & Liu, X. (2017). Conflict detection and resolution rely on a combination of common and distinct cognitive control networks. Neuroscience & Biobehavioral Reviews, 83, 123-131.

50- Munakata Y, Herd SA, Chatham CH, Depue BE, Banich MT, O’Reilly RC. A unified framework for inhibitory control. Trends Cogn Sci. 2011 Oct;15(10):453-9.

51- Morey CC, Elliott EM, Wiggers J, Eaves SD, Shelton JT, Mall JT. Goal-neglect links Stroop interference with working memory capacity. Acta Psychol (Amst). 2012 Oct;141(2):250-60.

52- Diamond A. Executive functions. Annu Rev Psychol. 2013;64:135-68.

53- Periáñez JA, Lubrini G, García-Gutiérrez A, Ríos-Lago M. Construct Validity of the Stroop Color-Word Test: Influence of Speed of Visual Search, Verbal Fluency, Working Memory, Cognitive Flexibility, and Conflict Monitoring. Arch Clin Neuropsychol. 2020 Jun 9:acaa034.

54- Aschenbrenner AJ, Balota DA. Interactive effects of working memory and trial history on Stroop interference in cognitively healthy aging. Psychol Aging. 2015 Mar;30(1):1-8.

55- Duell N, Icenogle G, Silva K, Chein J, Steinberg L, Banich MT, et al. A cross-sectional examination of response inhibition and working memory on the Stroop task. Cognitive Development 2018; 47: 19-31.

56- Friedman NP, Miyake A. Unity and diversity of executive functions: Individual differences as a window on cognitive structure. Cortex. 2017 Jan;86:186-204.

57- Miyake A, Emerson MJ, Friedman NP. Assessment of executive functions in clinical settings: problems and recommendations. Semin Speech Lang. 2000;21(2):169-83.

58- Kimberg DY, & Farah M J. Is there an inhibitory module in the prefrontal cortex? Working memory and the mechanisms underlying cognitive control. Attention and performance. 2000;18.

59- MacLeod CM, Dodd MD, Sheard ED, Wilson DE, & Bibi, U. In opposition to inhibition. Psychology of learning and motivation. 2003;43;163-215.

60- Stuss DT, & Alexander MP. Is there a dysexecutive syndrome? Philosophical Transactions of the Royal Society B: Biological Sciences. 2007;362(1481):901-915.

61- Aron AR. The neural basis of inhibition in cognitive control. Neuroscientist. 2007 Jun;13(3):214-28.

62- Chambers CD, Garavan H, Bellgrove MA. Insights into the neural basis of response inhibition from cognitive and clinical neuroscience. Neurosci Biobehav Rev. 2009 May;33(5):631-46.

63- Derrfuss J, Brass M, Neumann J, von Cramon DY. Involvement of the inferior frontal junction in cognitive control: meta-analyses of switching and Stroop studies. Hum Brain Mapp. 2005 May;25(1):22-34.

64- McNab F, & Klingberg T. Prefrontal cortex and basal ganglia control access to working memory. Nature neuroscience.2008;11(1):103–107.

65- Tsuchida A, Fellows LK. Are core component processes of executive function dissociable within the frontal lobes? Evidence from humans with focal prefrontal damage. Cortex. 2013 Jul-Aug;49(7):1790-800.

66- Dajani DR, Uddin LQ. Demystifying cognitive flexibility: Implications for clinical and developmental neuroscience. Trends Neurosci. 2015 Sep;38(9):571-8.

67- Anderson MC, Hulbert JC. Active Forgetting: Adaptation of Memory by Prefrontal Control. Annu Rev Psychol 2020; Sep 14.

68- Miyake A, Friedman NP. The Nature and Organization of Individual Differences in Executive Functions: Four General Conclusions. Curr Dir Psychol Sci. 2012 Feb;21(1):8-14.

69- Grange JA, & Houghton G. Task switching and cognitive control: An introduction. In Grange JA, & Houghton G, eds. Task switching and cognitive control. Oxford University Press; 2014. p 1–26.

70- Loftis C. (2016) Mental Flexibility. In: Kreutzer J., DeLuca J., Caplan B. (eds) Encyclopedia of Clinical Neuropsychology. Springer, Cham.

71- Amieva H, Lafont S, Rouch-Leroyer I, Rainville C, Dartigues JF, Orgogozo JM, Fabrigoule C. Evidencing inhibitory deficits in Alzheimer’s disease through interference effects and shifting disabilities in the Stroop test. Arch Clin Neuropsychol. 2004 Sep;19(6):791-803.

72- Miller, A., Bryant, K., Martincin, K., Livers, E., Martukovich, R., & Poreh, A. M. (2009, August). Examining the Self-Corrected and Non-Self-Corrected Errors on the Stroop Test. In Archives of Clinical Neuropsychology (Vol. 24, No. 5, pp. 441-441). Great Clarendon st, Oxford OX2 6DP, England: Oxford Univ Press.

73- Tirapu-Ustárroz J, García-Molina A, Luna-Lario P, Roig-Rovira T, Pelegrín-Valero C. Modelos de funciones y control ejecutivo (I) [Models of executive control and functions (I)]. Rev Neurol. 2008 Jun 1-15;46(11):684-92.

74- Lyons KE, Zelazo PD. Monitoring, metacognition, and executive function: elucidating the role of self-reflection in the development of self-regulation. Adv Child Dev Behav. 2011;40:379-412.

75- Laming D. Autocorrelation of choice-reaction times. Acta Psychol (Amst). 1979 Sep;43(5):381-412.

76- Holroyd CB, Coles MGH. The neural basis of human error processing: reinforcement learning, dopamine, and the error-related negativity. Psychol Rev. 2002 Oct;109(4):679-709.

77- Gathmann B, Brand M, Schiebener J. One executive function never comes alone: monitoring and its relation to working memory, reasoning, and different executive functions. Cogn Process. 2017 Feb;18(1):13-29.

78- Koch C. Self-monitoring, need for cognition, and the Stroop effect: a preliminary study. Percept Mot Skills. 2003 Feb;96(1):212-4.

79- Holmes AJ, Pizzagalli DA. Task feedback effects on conflict monitoring and executive control: relationship to subclinical measures of depression. Emotion. 2007 Feb;7(1):68-76.

80- Plutino A, Camerucci E, Ranaldi V, Baldinelli S, Fiori C, Silvestrini M, Luzzi S. Insight in frontotemporal dementia and progressive supranuclear palsy. Neurol Sci. 2020 Aug;41(8):2135-2142.

81- Milberg WP, Hebben N, & Kaplan E. The Boston process approach to neuropsychological assessment. Neuropsychological assessment of neuropsychiatric and neuromedical disorders. 2009;3:42-65.

82- Salthouse TA. The processing-speed theory of adult age differences in cognition. Psychol Rev. 1996 Jul;103(3):403-28.

83- McAuley T, White DA. A latent variables examination of processing speed, response inhibition, and working memory during typical development. J Exp Child Psychol. 2011 Mar;108(3):453-68.

84- Anderson PJ, Reidy N. Assessing executive function in preschoolers. Neuropsychol Rev. 2012 Dec;22(4):345-60.

85- Macniven JA, Davis C, Ho MY, Bradshaw CM, Szabadi E, Constantinescu CS. Stroop performance in multiple sclerosis: information processing, selective attention, or executive functioning? J Int Neuropsychol Soc. 2008 Sep;14(5):805-14.

86- Sisco SM, Slonena E, Okun MS, Bowers D, Price CC. Parkinson’s disease and the Stroop color word test: processing speed and interference algorithms. Clin Neuropsychol. 2016 Oct;30(7):1104-17.

87- Cepeda NJ, Blackwell KA, Munakata Y. Speed isn’t everything: complex processing speed measures mask individual differences and developmental changes in executive control. Dev Sci. 2013 Mar;16(2):269-286.

88- Chiaravalloti ND, Christodoulou C, Demaree HA, DeLuca J. Differentiating simple versus complex processing speed: influence on new learning and memory performance. J Clin Exp Neuropsychol. 2003 Jun;25(4):489-501.

89- Corbetta M, Siegel JS, Shulman GL. On the low dimensionality of behavioral deficits and alterations of brain network connectivity after focal injury. Cortex. 2018 Oct;107:229-237.

90- Demakis GJ. Frontal lobe damage and tests of executive processing: a meta-analysis of the category test, stroop test, and trail-making test. J Clin Exp Neuropsychol. 2004 May;26(3):441-50.

91- Benedet MJ. Neuropsicologia cognitiva: aplicaciones a la clínica ya la investigación. Fundamento teórico y metodológico de la neuropsicologia cognitiva. Madrid: Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales, Secretaría General de Asuntos Sociales, Instituto de Migraciones y Servicios Sociales (IMSERSO); 2002.

Acerca de neurobase

http://www.neurobase.es
Esta entrada fue publicada en Accidente cerebrovascular, Demencias, esclerosis múltiple, evaluación neuropsicológica, Funciones cognitivas superiores, Traumatismo craneoencefálico y etiquetada , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s